La crema solar y el bronceado, ¡siempre de la mano!

Home / Consejos / La crema solar y el bronceado, ¡siempre de la mano!
crema solar bronceado
Tiempo de lectura: 4 minutos

Es algo muy habitual que nos pasa cada año. Llega el verano y todos y todas queremos lucir ese bronceado espectacular que tanto nos favorece. Y es verdad que el bronceado sienta bien, pero el problema está cuando en nuestros planes veraniegos no está incluida la crema solar y no nos protegemos la piel. Cuando esto sucede, estás poniendo en riesgo tu salud y pasar un par de días malos con la piel quemada puede ser, a la larga, el menor de tus problemas. Esto no significa que tengas que renunciar a ese moreno en tu piel que tanto te gusta. De hecho, puedes protegerte y coger colorcito. ¿Quieres saber cómo? ¡Te lo contamos!

Qué sucede si dejas de lado a la crema solar

Seguro que alguna vez has escuchado a alguien decir que no se pone crema solar porque prefiere quemarse antes que no broncearse. Y aunque seguro que ya lo sabes, queremos dejarlo bien claro: esto es, además de un error, un gran peligro para la piel. ¿Son ciertos esos mitos que dicen que si nos ponemos crema no vamos a conseguir el bronceado de nuestros sueños? Evidentemente NO. La protección solar, como su propio nombre indica, tiene como función principal proteger a nuestra piel de esos posibles efectos adversos que conlleva una larga exposición a la luz solar a lo largo de nuestra vida.

Llega el verano y estamos deseando pasar tiempo en la piscina, en la playa, haciendo deporte o saliendo de excursión. Pero no hace falta irse a los meses más calurosos. Simplemente caminando por la calle en cualquier época del año, son muchas las horas al día en la que los rayos del sol impactan directamente en nuestra piel. Por eso, protegerla y crear esa «pantalla» con un buen protector solar adaptado a tu tipo de piel, es algo obligatorio y fundamental.

¿Tienes la piel morena? ¡No te confundas! Una piel más oscura tarda más en quemarse que una blanca. Eso sí, el fotoenvejecimiento y daño celular es el mismo.

¿Has escuchado alguna vez la frase de «el sol tiene memoria»? Te habrá pasado alguna vez: te has expuesto al sol sin protección solar y tu piel se ha enrojecido y quemado. Es posible que ese «enrojecimiento» se convierta en moreno cuando pasen un par de días. Eso sí, por decirlo de alguna forma, «el daño ya está hecho», tu piel ha absorbido esa radiación y esa quemadura puede suponer un riesgo para tu salud en un futuro. 

El bronceado es el oscurecimiento natural de la piel estimulado por la exposición a la radiación ultravioleta, ya provenga de la luz solar o de otras fuentes artificiales. ¿Qué sucede cuándo se da una exposición prolongada a la luz solar? Pues que tu piel produce un mecanismo de defensa – el propio bronceado- debido a que se activa la producción de melanina, que es la responsable del color de la piel y de protegerla de los efectos nocivos de los rayos UVA y UVB.

¡Tu pelo también necesita un cuidado extra en verano! Te damos unos tips para que tu melena brille más sana que nunca. 

Por qué es posible conseguir un bronceado bonito protegiéndote del sol

Como te comentábamos, si la melanina sirve de protección para tu piel, ¿para qué necesitamos el protector solar entonces? Esto tiene una explicación muy sencilla: la protección que aporta a tu piel la capa protectora de melanina no es 100% efectiva ni aguantará grandes exposiciones a la luz solar.

Las personas con piel clara, junto con los niños y bebés, deben tener especial precaución con el sol. ¿Por qué? Sus niveles de melanina son bajos y están más expuestos a sufrir quemaduras. 

Como te comentábamos anteriormente, tener una piel morena y que sea muy difícil quemarte no significa que estés protegido del sol. De hecho, puedes tener una mayor protección natural frente a las radiaciones, pero sigue siendo obligatorio el uso de crema solar con una protección adecuada para proteger tu piel.

Entonces, ¿cómo entran en juego los protectores solares a la hora conseguir un bronceado mientras estamos protegidos? Las cremas solares están compuestas por unas moléculas que sirven como protección, consiguiendo que la cantidad de rayos UV que penetran en tu piel sean los mínimos posibles.

Las quemaduras son los efectos más evidentes e inmediatos de una sobreexposición al sol. Eso sí, a la larga, si has abusado del sol, puede ser que te aparezcan manchas, arrugas en la piel y, en el peor de los casos, un melanoma.

protección solar
Este verano, ¡consigue el bronceado perfecto protegiendo tu piel del sol!

Una película de estas moléculas forma dos tipos de barreras protectoras. Por una parte, unas se encargan de absorber la radiación mediante filtros químicos. Por otro lado, las otras actúan como bloqueadores físicos y reflejan esos fotones de UV procedentes de los rayos solares antes de que puedan ser absorbidos por nuestro organismo.

 ¿Por qué conseguimos broncearnos aunque nos pongamos protección solar? Porque la cantidad de radiación que necesita nuestra piel para comenzar el proceso de pigmentación es mínimo. Por lo tanto, el uso de crema solar no evitará que puedas presumir de bronceado.

Por último, es importante tener en cuenta que no existe ningún protector solar que sea «pantalla total» y que bloquee el paso de todas las radiaciones que llegan a la superficie de nuestra piel. Por eso, debes usar un factor de protección alto mínimo de FPS 3O-, reponiéndolo cada par de horas y controlando el tiempo de exposición al sol.

Estos son los 3 must que debe tener una buena crema solar

Seguro que cuando llega el veranito y has decidido informarte sobre cuál es el mejor protector solar para hacerte con él. Ya lo sabes, todo depende del tipo de piel que tengas, el formato que prefieras, si la quieres en crema o en spray, etc. Cremas hay miles y puedes hacerte con la que más te guste.

Eso sí,  a la hora de elegir, debes tener muy en cuenta que cumplan, por lo menos, estos 3 requisitos:

1. SPF 30, ¡como mínimo!

Por debajo de esto, tu piel no estará lo suficientemente protegida de los rayos solares. Además, hay que tener en cuenta que el SPF solo hace referencia a los rayos UVB y que los protectores que tienen un SPF más alto están formulados para proteger tu piel también de otras radiaciones, por ejemplo los rayos UVA.

2. Que se adapte a tu tipo de piel

Cada piel es un mundo y es importante que los productos que apliquemos estén completamente adaptados a sus necesidades. Por ejemplo, si tenemos una alergia cutánea debemos elegir una crema solar que nos proteja pero se adapte a esa alergia. Si tu piel tiene tendencia a las manchas, ojo con estar mucho tiempo expuesta al sol aunque te apliques protección. Y si tienes una piel mixta, grasa o con tendencia acneica, necesitarás una crema solar de efecto matificante que controle y regule el exceso de grasa.

Unas líneas más abajo te recomendamos varias cremas solares. ¡Sigue leyendo y descubre cuál es la que mejor se adapta a ti! 

3. Resistente al agua y al sudor

La mayoría de protectores solares ya son resistentes al agua –waterproof, pero es importante tener en cuenta este punto y asegurarse. Los filtros del protector que elijas no deben degradarse ni con la luz y el calor ni deben desaparecer en cuanto tu piel entre en contacto con el agua. Al fin y al cabo, a la playa y a la piscina vamos a bañarnos, ¿no? 🙂

Nuestra selección de productos para un bronceado espectacular

La mejor protección para todo tipo de pieles, ¿cuál es el tuyo?

Aceite corporal piel de seda Sun Protect

Con filtros UVA y UVB para aportarle a tu piel una protección alta. Nuestro aceite seco de protección solar hidrata, broncea y protege tu piel frente a los rayos solares. Además, es de textura no grasa y te dejará una agradable sensación de “piel de seda”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tahe (@taheoficial)

Fotoprotector solar facial en crema Sun Protect

Crema facial con color Sun Protect

¿Te gusta ponerte un poquito de color en tu protección solar? Pues nuestros fotoprotectores faciales con color natural, ¡están hechos para ti! Muy eficaces sobre piel mojada y resistentes al agua. Además, tienen una rápida absorción y son aptos para pieles sensibles.

¡Pruébalos y seguro que repites!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tahe (@taheoficial)

Crema facial sin color Sun Protect

Si prefieres la crema solar sin color, ¡también tenemos tu opción ideal! Nuestros fotoprotectores solares faciales en crema Sun Protect también son resistentes al agua y tu piel los absorberá rápidamente. Además, también son aptos para pieles atópicas. Están disponibles en protección alta y muy alta. ¡Elige el formato que más te guste y hazte con el tuyo!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tahe (@taheoficial)

Ahora ya sí que no tienes excusa para empezar a aplicarte crema solar al mismo tiempo que consigues el bronceado perfecto. ¿Tienes alguna duda? Déjanos un comentario, ¡nos encantará saber de ti!

Nos leemos en el próximo post, ¡disfruta del sol con precaución! 🙂 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará.