La curiosa historia del pintalabios rojo

Home / Consejos / La curiosa historia del pintalabios rojo
pintalabios rojo
Tiempo de lectura: 4 minutos

El color rojo está vinculado fuertemente a sensaciones intensas y encierra un simbolismo visceral entre todos los colores que existen, por lo que puede llegar a influir en nuestra conducta modificándola. Te contamos la curiosa historia del pintalabios rojo, tradicionalmente relacionado con el maquillaje de labios de las mujeres, ¿la conocías? Prepara un café o una infusión y ponte cómoda porque ¡empezamos!

La curiosa historia del pintalabios rojo

Seguro que cuando te preguntan por un color, inmediatamente el rojo es el primero en el que piensas, porque transmite fuerza y predomina visualmente sobre el resto. Es normal que pienses en él con facilidad, porque se trata de un color que guarda una fuerte relación en nuestro día a día.

Su uso está muy ligado a prácticamente cualquier ámbito de nuestra vida e invade la publicidad, la ropa e incluso las señales de tráfico, por ejemplo. Y por supuesto, ¡es uno de los colores top en maquillaje!

En cosmética es un color que representa glamour y feminidad, y utilizarlo nos ayuda a desprender confianza y seguridad en nosotras mismas. Nunca pasa de moda y favorece tanto a las pieles pálidas como a las cálidas (¡todo depende del subtono!)

Al principio de la historia, el pintalabios rojo…

Los primeros pintalabios rojos se documentan siglos atrás. En Mesopotamia, en el año 5.000 a.C., las mujeres usaban el preparado que obtenían de triturar piedras preciosas para dar a sus labios un característico color rojo.

También existían tintes que se elaboraban con distintas mezclas, como por ejemplo rocas rojas pulverizadas y albayalde o la del fucus-algin, yodo y bromo manita. De estas prácticas nació «el beso de la muerte», ya que se trataba de mezclas altamente tóxicas que podían provocar enfermedades e incluso la muerte cuando su uso era diario o muy común.

Además de este tipo de mezclas, se realizaban otras prácticas que en la actualidad nos resultan incluso desagradables. Por ejemplo Cleopatra, en Egipto, encargaba triturar escarabajos y hormigas, porque le permitían obtener el color rojo sangre que tanto ansiaba en sus labios. ¡Menos mal que ya no es así!

Mientras tanto en Japón…

En Japón, quienes se maquillaban los labios frecuentemente eran las geishas. De manera artesanal fabricaban sus propios labiales con la flor Carthamus tinctorius, que como su apellido indica, permitía tintar los labios con el carmín resultante.

Ya por entonces existían tips de maquillaje. Por ejemplo, ¿sabías que para dar brillo a los labios no utilizaban nada de gloss, sino escamas de pescado molidas? Curioso, ¿verdad?

Los primeros en comerciar con este producto fueron los islámicos, pero no lograron el éxito esperado porque la Iglesia los prohibía bajo la consideración de brujería.

Al igual que ocurre en nuestros días, las modas han cambiado a lo largo de la historia, y muchas de estas prácticas se han perfeccionado con el paso de los años. Por ejemplo, la reina Isabel I de Inglaterra popularizó el uso del labial rojo y el rostro empolvado en el siglo XVI.

En otros países, como Francia, el status lo otorgaba el uso de este labial, ya que eran las que no podían permitírselo a quienes se tachaba de pobres, campesinas o incluso prostitutas.

La fama del labial rojo, en entredicho

El uso de este color en los labios no siempre ha gozado de buena fama a lo largo de historia, ya que en muchas épocas o circunstancias se asociaba a una vida o moral que se consideraba cuestionable. En algunos países, incluso, se aprobó que las mujeres que usaran el labial rojo para seducir a los hombres, podían ser acusadas de brujería.

Una etapa que marcó profundamente el uso del labial rojo, y que por lo tanto determinó que su uso se popularizase tal como hoy lo conocemos, fue el rechazo hacia el mismo por parte del dictador Adolf Hitler, que negaba en rotundo su utilización entre la población. ¿Sabes qué ocurrió como respuesta? Sigue leyendo porque es tan curioso que ya no lo olvidarás.

El labial rojo como símbolo de empoderamiento

Que Hollywood es la cuna de todas las modas lo tenemos claro, especialmente en nuestros días. Pero su fama se la ha ganado a lo largo de la historia. En 1940, el labial rojo era un elemento básico de cualquier estrella del cine y sus máximas exponentes eran Marilyn Monroe, Rita Hayworth, Greta Garbo o Elizabeth Taylor. Fue su manera de «declararle la guerra» al disgusto que Hitler había mostrado respecto a este cosmético.

Además, durante este período en el que los hombres se encontraban al frente de la lucha, eran las mujeres quienes acudían a desempeñar el trabajo de las fábricas para evitar la paralización de la economía. Asistían a su puesto de trabajo con los labios rojos, algo que popularizó Rosie, la remachadora. Con el tiempo, se convirtió en un auténtico símbolo del feminismo.

El siglo XX supone una auténtica revolución para el labial rojo en Reino Unido y EE.UU., ya que lo convierten en el verdadero símbolo de independencia y rebelión para las mujeres. ¿Sabías que incluso Winston Churchill, primer ministro británico durante la II Guerra Mundial, lo declaró como un artículo de primera necesidad? Muchos productos dejaban de fabricarse al no ser considerados como tal, pero este cosmético gozó del beneplácito y el permiso para continuar vendiéndolo a las mujeres bajo el eslogan «Beauty is your Duty», o lo que es lo mismo, «La belleza es tu deber».

 

barra de labios rojo
La influencer @srtaperezboluda lleva el tono 211 RedKiss de la línea Luxury de Tahe

 

El pintalabios rojo que te favorece según tu tipo de piel

Ahora que ya conoces la verdadera historia del pintalabios rojo, es el momento de saber que existen infinitas tonalidades y formatos para el labial rojo. Rojo sangre, anaranjado, azulado, cereza, borgoña… En barra, cremoso, metalizado, mate, fijo… Enumerarlos todos crearía una lista infinita, pero lo más importante que debes saber es que existe un rojo perfecto para cada tipo de piel. Tan sólo debes conocer qué subtono es el que favorece a la tuya para que los labiales rojos se conviertan en tus inseparables e imprescindibles. Te damos algunos trucos que te facilitarán la búsqueda:

Piel blanca y subtono frío

Es muy sencillo saber si tu subtono es frío o cálido: tan sólo debes observar el color de las venas en la parte anterior de la muñeca. Si tus venas son azuladas, el subtono es frío, pero si predomina el tono verdoso, el subtono es cálido.

Para el subtono frío y la piel clara, el rojo perfecto es el que incluye matices azulados, que potencian el blanco de los dientes y dan color y luz a tu rostro, como el tono Poppy de Velvet Lips de Tahe.

Piel de tono medio

Opta, sin ninguna duda, por los rojos que tienden a rosados, porque potencian la naturalidad de tu rostro, como el tono Privacy de Velvet Lips.

Piel olivácea

Esta piel es la que tiende a amarilla u oliva, y su apuesta segura son los tonos anaranjados, porque devuelven iluminación al rostro. En Tahe encontrarás, por ejemplo, el tono Influence de Luxury.

Piel dorada

Si tienes la suerte de que tu piel tenga un tono dorado, ¡enhorabuena! El color que más potencia su luminosidad es el rojo puro, el rojo «de verdad», como el tono Redkiss que encontrarás en la línea Luxury de Tahe.

Piel oscura

Para las pieles oscuras, los rojos más favorecedores son los oscuros, por ejemplo los borgoña o los berenjena, como el tono Taboo,  de la línea Velvet Lips de Tahe.

Cómo maquillar tus labios con un labial rojo

Sigue estos pasos para conseguir que tu labial rojo quede impecable:

  1. El primer paso es exfoliar: así eliminarás las pieles muertas.
  2. Los labios deben estar bien hidratados y suaves. Recuerda que el rojo resalta con mayor facilidad las imperfecciones.
  3. Perfila siempre el contorno de los labios con un delineador del mismo color para que el resultado sea preciso.
  4. Aplica el lápiz de labios y termina de rellenar el labio.
glosses Tahe
Encuentra en Tahe tu pintalabios rojo perfecto

Tips para aplicar el labial rojo

  • Si quieres aportar volumen, aplica brillo de labios sobre el pintalabios rojo.
  • Si lo que buscas es un acabado mate para un labial que no lo es, puedes utilizar polvos translúcidos sobre la base roja que ya has creado.
  • Si tus labios son finos, evita las tonalidades muy oscuras.
  • Se aconseja maquillar más suave los ojos cuando utilizamos un labial rojo, pero recuerda ¡la artista eres tú!

¿Te ha gustado?

Si te ha gustado descubrir la curiosa historia del pintalabios rojo, también te interesará conocer cuáles son los 3 errores que cometes al aplicar tu base de maquillaje.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará.